ÍCONOS PARAGUANEROS

Así lo conocí. Gustavo Colina; iba para Roma en actividades formativas en cuanto a música, porque cursaba la licenciatura en la Católica Universidad Celicilo Acosta, ubicada en  Maracaibo, estado Zulia, Venezuela.

Amplio y desprendido, su música fue el regalo más prodigioso como complemento a su amistad.

Gustavo Colina y su cuatro. Recuerdo un artículo sobre él, reseñado en el primer magazine quincenal que sacó el Diario Médano, nuestro periódico paraguanero, dirigido por el periodista Omar Azuaje.

REPIQUE, por cierto, una iniciativa editorial,  que duraría menos de un año y que género; sin embargo,  muchas satisfacciones. Para la continuidad había incertidumbre de emprender en esas lides de llevarlo también a las Antillas Nerlandesas.

Una recopilación de esos REPIQUES, que bella e inteligentemente ilustraba Miguel Naveda, se hizo y, surgió así, un libro- cuadernillo que, si mal no recuerdo, tiene en la portada, entre otros como imagen, a Cayayo SIERRALTA, comerciante falconiano, muy recordado.

Sierralta fue un empresario audaz y visionario, más antes, se les reconocía como  «comerciantes» a quienes emprendían en cuanta operación de intercambio como oferta y demanda,  impulsaran. Cosas de los recuerdos que van y vienen sobre este lar peninsular.

Por cierto, espero estar presente en la re-edición del Diario Médano. No pierdo las esperanzas de que vuelva a circular, así sea a través de nuevos formatos para redes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *